MOKSHA

En el hinduismo, el término sánscrito moksha se refiere a la liberación espiritual.

Los hinduistas creen que cada alma está atrapada en un cuerpo material, y que cada actividad (buena o mala) obliga al alma a volver a nacer (samsara) en un próximo cuerpo con el cual disfrutar las reacciones del buen karma (las actividades bondadosas o altruistas) o sufrir las reacciones del mal karma (las actividades maliciosas o egoístas).1

La experiencia de moksha se refiere a la liberación del hombre de las ataduras del karma, significa trascender al conjuro del maia y es uno de los objetivos del hinduismo.

Según el hinduismo, existen tres caminos (marga) para poder alcanzar moksa:

  • karma marga, el ‘sendero de la acción [religiosa]’ también llamado karma khanda. Conjunto de actividades piadosas que se realizan con el objetivo de obtener un próximo cuerpo excelente, como un dios;
  • gñana marga, el ‘sendero del conocimiento [religioso]’. Para ello hay que distinguir lo que es māyā (ilusión) y lo que no. La meta del gñani es fundirse y ser uno con el Brahman (Dios, el espíritu único del universo);
  • bhakti marga, el ‘sendero de la devoción’. Dedicación a un dios en particular (KrisnaVisnúKali, etc. según la creencia del religioso) de todas las actividades, pensamientos y palabras; la meta es servir a ese dios en su morada espiritual y no volver a tener un cuerpo material.

En este espacio, se pretende liberar al alma mediante la escritura y acercar al lector a los rituales mágicos que componen la sinfonía del Universo y lograr el éxito de nuestros mas profundos sueños.